Culture of Peace to drive social change

Category Archives: Micro stories

Enamorado de la verdad

Enamorado de la verdad, fue elegido como protector leal de sus tesoros. Con insobornable fidelidad, cumplía su oficio sin sentir las afrentas. Vigilante de lo escondido, discutía la causa y apuraba los hechos. Separándoles, unos de otros, los interrogaba para torcer sus calumnias con la propia confesión. O bien: igual que en la Ley el testimonio de dos es válido, les ajusticiaba con la misma pena tramada contra su igual. Pues, sabiendo que al resbalar en el abismo se toca fondo, solo en ese momento puede comenzar la subida de los cautivos. Ilusión que sorprende antes de conocer el resultado, mientras una hilera de humo blanco asciende hacia lo ilimitado. Simplicidad en la comunicación de decisiones, en acuerdo o desacuerdo, que solo se explica, paradójicamente;

por su trascendencia.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Olvidando lo que queda atrás

Olvidando lo que queda atrás, se lanzó hacia lo que estaba por delante para ganar el premio. Con visión nítida, agudizó su mirada para ver la meta que ansiaba conseguir. Creyó en sus anhelos y se puso en camino. Enérgico y trabajador, permaneció libre y obró para el bien. Como pasante, fue sometido a la prueba de la afrenta para ser comprobada su moderación y apreciada su paciencia. Más, no con su justicia, la de la Ley, sino con su propia convicción. Cuando tuvo éxito en otro lugar, regresó al lugar de origen. En la admiración sincera de sus paisanos, se respiraba una única unidad. Todos quisieron resguardarse en el calor de su sol, igual que los pesqueros del Sur lo hacen en el muelle de aguas pasantes. Abierto a la comunidad, dio testimonio con su vida. Y al corresponderse sus palabras y sus obras con la práctica;

a la luz de las farolas, miró lejos y se aventuró.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Las palabras de reconciliación

Las palabras de reconciliación dan comienzo a un tiempo de sosiego. En la Ley y en la vida, todas juntas forman una armonía y, todas juntas, deben ser observadas. Reflejos de luz que dejan ver sus rasgos en la alegría de un nuevo renacer. Entretanto, un ancla sujeta en la tormenta, iza los pensamientos de los que sufren para poder sentir el dolor ajeno. Corazones afligidos y humillados, conciliados por una paz que gobierna, sobre la colina de la playa. Congregación que invita al esfuerzo constante de la caridad, en defensa del corazón. Fuego ardiente de amor y amante de sus iguales, que no permite que un mal juicio se le acerque. Por lo tanto, cuando el mar enmudece y el viento se calma, las palabras intercesoras sentenciadas para soportar cualquier contratiempo;

conquistan con el bien, el mal.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Riqueza y pobreza

Riqueza y pobreza difieren en términos de actitud. Si el dinero no sirve para hacer el bien, el comercio crece por sórdida ganancia. Ocupa puestos de honor mientras se halaga con las reverencias de la calle. Ata cargas pesadas e intolerables a los hombros de los desprotegidos, sin mover un dedo para empujar. Entonces, ¿a quién dar la precedencia? Puesto que, debiendo cumplir con lo que el caudal dice hay que observar lo que hace, porque no todos dicen lo que hacen ni hacen lo que dicen. Opuestamente, gobernado el comercio con generosidad, solidaridad y fraternidad, aun andando por vías oscuras, las fuentes son pacíficas y los frutos están visibles. Con lo cual, si el muro entre la riqueza y la pobreza se desvanece, la unidad y el respeto se forja, y el oprimido se endereza;

obrará el bien, y se litigará.

Post escrito por Carmen Rafecas.

La superación de los límites

La superación de los límites conlleva a la universalidad del amor. No defrauda ni engaña. No explota ni expropia. No guarda rencor ni da resoluciones injustas y, sin embargo, no juzga en base a los artículos de la ley. La superación de los límites encamina los pensamientos a un rincón tranquilo dónde, a través de un amigo, un niño o un colaborador, se manifiesta el amor. Un amor que da sentido a todas las leyes. Sucesos saludables e inesperados que te conceden el deseo que se albergaba en tu corazón. Algo concreto y práctico que se puede hacer realidad hoy mismo, sin necesidad de que se restablezca la paz, frágil y efímera, en el mundo. Por consiguiente, incluso en situaciones turbulentas en que las dificultades violentan contra la paz, si el amor ha sido probado en la tormenta;

restaura la adversidad, en algo hermoso.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Te amo, y siempre te amaré

Te amo, y siempre te amaré. Te amo con esa clase de amor que nunca te abandona, ni se cansa, ni se da por vencido. Puesto que el camino es largo y quebradizo, avancemos juntos, cada vez más unidos, hasta que llegue el día en que te conozca tan íntimamente, como tú me conoces a mí. A medida que pase el tiempo, descubrirás que cada vez estamos más estrechamente enlazados. Serán años sosegados en los que obraremos silenciosamente en la intimidad. Un tiempo en que la fuerza física pasará a un segundo plano, para que la paz interior pueda prosperar. Será callar cuando la situación lo exija. Será tender la mano, aun cuando el cansancio te agobie. Será amar a los demás, por medio de mí. Si estás en sintonía conmigo, no te preocupes por mantenerte al tanto de las últimas tecnologías. Ocuparás en mi corazón un lugar importante que nadie más podrá ocupar. Deja que mi amor puede saciarte de verdad. Y, cuando contemples el horizonte, esperaré en la puerta de tu corazón a que me abras;

en el momento oportuno, ni antes ni después.

Post escrito por Carmen Rafecas.

¿Me lo permites?

¿Me lo permites?. Ven a un sitio tranquilo a descansar un poco. Aminora la marcha para que el tesoro del tiempo pueda revelarte muchos descubrimientos. Pues solo a través de una relación repetida y prolongada, se llega al conocimiento de las cosas, de los hombres y de la naturaleza. Como dos enamorados que viven una experiencia de modo particularmente intenso, evita la multitud para sentirte más cercano al otro. Cuando mires los ojos de un niño, observa un atisbo de azul cielo. Cuando un ser querido te tienda la mano, contempla ponerse el sol plácidamente bajo el horizonte. Y cuando hayas encontrado la paz, siente como otros se valen de tu amor como herramienta de consuelo. No siempre podrás escoger las circunstancias, pero sí decidir cuál será el enfoque de la vida. Piensa en las cosas buenas y no dejes de hacerlo el resto de tus días. Y, puesto que la luz y las tinieblas se excluyen mutuamente;

elige un corazón dócil, para discernir el bien del mal.

Post escrito por Carmen Rafecas.

El amor de lo invisible

El amor de lo invisible no lo podía percibir en la oscuridad. Si le prestaba suficiente atención, solamente con el corazón podía escucharlo. Le quería con inmenso amor y ansiaba verle, pero primero debía despojarse de sus pesares por causas pasadas. Disculpó sin límites, esperó sin límites y aguantó sin límites, para que los recuerdos felices perduraran para siempre. No obstante la aparente lentitud inicial, se fueron pareciendo cada vez más. Ahora, en efecto, Él podía adivinar las abstracciones de su mente, mientras le aportaba constantes muestras de su amor. Le susurraba palabras de ternura en la quietud, cuando la lluvia de pruebas y dificultades aminoraba. A medida que fue pasando el tiempo, todo resultó ser más sencillo. Desde su humilde rincón, Ella pudo alterar el curso de la historia. E, igual que en la luz, el color de los objetos adquiere forma;

inmediatamente recobró la vista, y lo vio.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Déjame que te cuente

Déjame que te cuente lo que querubín me ha dicho esta noche: no te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Como dice el refrán, la maldad sale de los malos. Por lo tanto, no alces la mano contra ellos. Perdona sus injurias, comprende la Ley como servicio, y da amor sin medida. Sin embargo, a tus oídos llegarán juicios despectivos y diagnósticos que estás ido, porque los criterios “normales” no están en sintonía con los tuyos. En contraprestación, antepone siempre a la persona para ver su corazón, y entenderás, que la obediencia vale más que la rebeldía;

ser dócil, más que la obstinación.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Cada vez que confías en mí

Cada vez que confías en mí, tu corazón escucha mi voz. No siempre sientes mi presencia y a veces te invade la duda. Todavía albergas expectativas y tienes intereses a los que dedicarte. Quizás no puedas hacer algunas cosas, pero tienes tiempo para hacer de mejores. ¡Apresúrate! Guarda tus bienes en una vasija de barro, para que las obras buenas no se sobrevaloren a los ojos del mundo. Y, cuando no sepas dónde estoy o, si en efecto, me encuentro presente, abre la ventana y deja entrar la luz;

estoy tan cerca como siempre.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Por medio de una estrella

Por medio de una estrella, contemplaba la noche, cara a cara. Su luz centelleante, le orientaba y disponía para revelarse a los demás con su vida. Durante el día, escribía historias percibidas de la vecindad y las releía, igual que el que escucha hermosas canciones y las tararea. Pausadamente, fue descubriendo detalles maravillosos que nunca había visto. A simple vista, no le hubiera parecido posible observarlos en una ambiente tan insignificante, cercano al suyo. Y, sin embargo, precisamente allí, al alcance de su mano;

permanecía la verdad, con amor y sin engaño.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Una llamada a la vida

Una llamada a la vida espera su respuesta, a condición de que haga los cambios necesarios en todos los ámbitos de la existencia. Proceso que implica llorar, crecer y conocer alegrías, pero también el sufrimiento. Porque lo que hay en el mundo, se queda en el mundo. Y el mundo pasa, con sus pasiones. Pero, en la vida cotidiana, ¿quién se acuerda de ello?. Por lo tanto, siendo un ser particular, no puede vivir sin comunicarse con el otro. Sueña que logra escapar de la corriente de un río crecido. Y, en un nuevo comienzo, en el que halla su dignidad;

eleva su mente, y le responde.

Post escrito por Carmen Rafecas.