Culture of Peace to drive social change

Tag Archives: Resilience

Con el fin de un mundo

Con el fin de un mundo nace algo nuevo, en orden a la misión que tiene que comenzar. Así, aparece el cumplimiento en este relato como parte de una nueva vida. Dando gracias por la luz, las sensaciones y los colores que surgen como cascada resplandeciente. Con el propósito de buscar, desde ahora, entre todos los demás, el afecto en el que mutuamente nos reconocemos. Es decir, el amor permanece inalterable en el interior de la persona, si se encuentra en igualdad de afectos. A la par que el mundo califica esta práctica de locura, en el momento en que el sentimiento se conforma con todo. Esto es, cuando el amor se adapta a las circunstancias adversas sin oponer resistencia, con el propósito de que puedan encontrarle siempre que quieran. O bien, en sentido figurado, el color se oculta en medio del dolor cuando le salpican, no se queja cuando le molestan y menos aún se disculpa cuando le acusan. Por esa razón mira al frente la oportunidad coloreada que resplandece siempre en armonía. Es más, el tono es siempre el mismo y su luminosidad es inalterable, lo mismo en la negrura del mundo que en la claridad del cielo. De igual forma que la gracia divina se derrama en un lienzo en blanco con la intención de perfilar al sujeto, semejante en la providencia del pájaro que vuela en el aire, y en el desprendimiento de la flor que nace en la tierra. Total, con el fin de un mundo;

otro mundo puede nacer.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 116 escrita por Carmen Rafecas. 

La vida es bella

La vida es bella, tal como es, con sus imperfecciones y carencias. Porque dónde está presente siempre hay un futuro posible. Es como una luz que nos lleva a tomar decisiones en el curso de la historia. Es decir, no describe los detalles de los acontecimientos futuros, sino que sintetiza hechos que se prolongan en el tiempo, en un proceso y con una duración no establecida. Por tanto, la clave de la lectura comprensiva ha de ser de carácter simbólico. Esto es, cuando uno ama y valora más lo que tiene y no tanto lo que no tiene. Así, el valor afectivo o moral es más importante que su valor material. En cambio, si uno ama mucho lo que no tiene y poco lo que sí tiene, estará continuamente descontento. Por esta razón, la superficialidad, la incoherencia y el vacío también se encuentran en el interior humano, condicionando al hecho de que acepte o no lo que el mismo mensaje pide: responsabilidad. Si no, diseminará sus errores por la sociedad. Aun así, la luz de la Esperanza es capaz de sentir maternalmente los sufrimientos e ilusiones de todos individuos, así como todo tipo de guerras que sacuden al mundo contemporáneo. En ese sentido, ayuda a vencer la amenaza del perverso que tan fácilmente se arraiga al extraño de la conciencia del bien y del mal, y que con sus efectos se dan toda clase de injusticias en la vida social, nacional e internacional. En conclusión, la vida es bella;

con sus valores y sus límites.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 110 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay.

 

La carta de paz

La carta de paz se creó hace muchísimos siglos. Sin embargo, aunque en nuestros días se publican los avisos de forma inmediata, la Historia nos da a veces, grandes sorpresas. Es decir, si aplicamos la comparación del correo postal, la carta se dirigió personalmente a una persona. De ese modo, Ella misma fue quien la recibió en primer lugar y la primera que la esperó en nombre de todos. O bien, dicho en otras palabras; cuando se redacta un anuncio usando un sobre de papel, ante todo, se escribe el nombre de la persona, que es lo más importante. A continuación, el domicilio, la provincia y, por fin, el país. Esto es, en representación de toda la humanidad, un pueblo escogido, una familia y una persona. De ese modo, la espera está llena de ilusión al ver como el creador cumple su voluntad. Por ello, la carta de paz es el punto de confluencia del bien y de la generosidad. Es el corazón que atrae a cuantos buscan una sociedad mejor, que tiene en cuenta todo lo que es verdadero, noble y justo. Por el contrario, hay condiciones e ideologías que siguen sin prestar atención a dicha correspondencia. Si bien, ¡Cuántos programas de televisión buscan provocar e incitar en una persona! Eso afrenta a quien lo hace y a quien lo ve. Por tanto, no se puede tener en cuenta literalmente sus palabras, por no quedar en pésima situación. Esto significa innovar, caminar en medio de dificultades y sentirse miembro de un proyecto en común. En definitiva, la carta de paz;

ensancha el corazón a las dimensiones del mundo.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 82 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay.

 

La flor de su vida

La flor de su vida era la más inocente, bella y virtuosa que imaginarse pueda. Hasta el punto que siempre había mostrado respeto y obediencia total, en el tiempo de crianza. Y sin embargo, la corona con la que fue proclamada reina, fue su mismo sufrimiento, mayor que el de todas las flores. Pues, si bien su tallo no fue cortado por acero enemigo, su flor se vio traspasada por el dolor de las espinas. Lo mismo que, como crece la rosa entre aguijones, así, cuanto más crecía, tanto más le atormentaba el acervo dolor del corazón. Y después, ¿qué sucedió? Pues, de oídas dicen, que el tiempo, de ordinario, mitiga el dolor de los que sufren. Aunque, ¿quién puede medir la grandeza del dolor si le despojan de su flor? En tal caso, si el alma es más noble que el cuerpo, tanto más grande fue su dolor que el de todas la flores marchitas. Sin embargo, si no hubo confrontación entre el dolor del cuerpo y el del alma, tomó al pie de la letra, el gran consejo de vivir cada día como si fuera el último de su vida. Dicho esto, por revelación o porque tuvo una especie de presentimiento interior, viendo cuántas tempestades tenía que tolerar su alma, pasó el invierno con lágrimas por amor. Que, si mucho ha sufrido su alma en la tierra, sin comparación mayor es la corona que le tiene preparada el cuerpo en el firmamento. He aquí que entonces la flor le tiende la mano y el tallo se eleva de la tierra al cielo. Por lo que, así también ahora, la flor al lado de la vida;

baja las puertas para tomar posesión de su reino.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 58 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay. 

Hogar, ¡oh, dulce hogar!

Hogar, ¡oh, dulce hogar! Toma mi vida interior a imitación de tu dulzura, para hacer tuyas mis disposiciones. O bien, recipiente mediador de dimensiones profundas, como fundamentos o consecuencias de verdad. Pues como propietario de todos mis haberes, derribas lo desagradable que hay en mí y alumbras lo bueno. Esto es, aclaras mi mente para que conozca lo malo de fondo, a efectos de reposar en tan placentero lugar. En realidad, tu llama de amor disipa la oscuridad de la noche, igual que tu recogimiento detiene las distracciones de la ilusión. De modo que para mí no quiero otro, sino el experimentar sin ver ni gustar. Sí bien, como es cierto que eres dueño de mis bienes, íntimos y superficiales, sin duda los proteges y los dulcificas en el transcurso de los días. De igual forma, tu paciente silencio es más aparente que real. En tal caso, me pregunto: ¿no es justo que se devuelva la renta al arrendador, por el mismo canal por donde se le ha transmitido? Esto es para mí, practicar la humildad por razón de mis imperfecciones, después de ofrecer alguna poca cosa, sin voto alguno. Antes bien, por condiciones previas y muy importantes, desnuda de mí misma y de mis modos de ver; me resguardo en ti, como medio seguro para salir de grandes penas. Hogar, ¡oh, dulce hogar! Que recoges el alma cautiva en la verdad y elevas el corazón anhelante, en el lugar en el que se vive y respira;

verdaderamente libre.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 45 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay. 

Olvidando lo que queda atrás

Olvidando lo que queda atrás, se lanzó hacia lo que estaba por delante para ganar el premio. Con visión nítida, agudizó su mirada para ver la meta que ansiaba conseguir. Creyó en sus anhelos y se puso en camino. Enérgico y trabajador, permaneció libre y obró para el bien. Como pasante, fue sometido a la prueba de la afrenta para ser comprobada su moderación y apreciada su paciencia. Más, no con su justicia, la de la Ley, sino con su propia convicción. Cuando tuvo éxito en otro lugar, regresó al lugar de origen. En la admiración sincera de sus paisanos, se respiraba una única unidad. Todos quisieron resguardarse en el calor de su sol, igual que los pesqueros del Sur lo hacen en el muelle de aguas pasantes. Abierto a la comunidad, dio testimonio con su vida. Y al corresponderse sus palabras y sus obras con la práctica;

a la luz de las farolas, miró lejos y se aventuró.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Una llamada a la vida

Una llamada a la vida espera su respuesta, a condición de que haga los cambios necesarios en todos los ámbitos de la existencia. Proceso que implica llorar, crecer y conocer alegrías, pero también el sufrimiento. Porque lo que hay en el mundo, se queda en el mundo. Y el mundo pasa, con sus pasiones. Pero, en la vida cotidiana, ¿quién se acuerda de ello?. Por lo tanto, siendo un ser particular, no puede vivir sin comunicarse con el otro. Sueña que logra escapar de la corriente de un río crecido. Y, en un nuevo comienzo, en el que halla su dignidad;

eleva su mente, y le responde.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Su mirada

Su mirada me hacía sentir acogida y relajada al vivir con libertad lo que no podíamos cambiar. Por muy lúcidas que fueron mis reflexiones me tropecé con el misterio y, ante toda carencia de explicación, lo viví en paz. De igual modo que la fortaleza de un árbol se prueba cuando el viento lo azota, después de la tormenta salí más fortalecida. Con un beso, un abrazo y una caricia, pude construir un puente para sostenerme y, como toda elección que exige un esfuerzo y un compromiso para realizarla;

aprendiendo a mirarle a los ojos, aprendí a leer su corazón.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Disaster Risk Reduction

Depends on the kind of government we have, how our financial system works or what we teach in schools, each decision and action, makes us more vulnerable to disasters or more resilient to them. Lessening vulnerability of people, management of the environment and improving early warning for adverse events are examples of Disaster Risk Reduction (DRR) and involves national governments, local government associations, international, regional and civil society organizations, donors, the private sector, academia and professional associations as well as every citizen.

In other words, reducing risk to disasters requires people understanding how they can best protect themselves. Education is a crucial means within local communities around the world to communicate, to motivate, and to engage. Awareness and learning about risks and dangers needs to start in early education, continuing through generations. There are formal and informal ways of exchanging knowledge through experience, information technology, staff training, media and other means that facilitate the sharing of information and knowledge to citizens, professionals and policymakers.

To conclude, around 85 percent of people around the world are exposed to natural hazards and live in developing countries. Therefore, the disaster risk reduction is essential for development to be sustainable in the future and in order to achieve it, should be the top priority of all stakeholders.

Source of information: 

UNISDR – The United Nations Office for Disaster Risk Reduction.

Post written by Carmen Rafecas

Gracias

Si bien mi situación económica ha cambiado no limito mi disponibilidad para ayudar a las personas que lo necesitan. Hay que echar mano del coraje y habilidad para sacar adelante a los más pequeños. Saber acomodarse a una nueva situación de mayor estrechez hasta que el cambio se haga imperceptible a los ojos de los menores. A base de horas y paciencia. Observar la pobreza me resulta de gran ayuda. Tropezarme con ella me pone a prueba.

Dos veces me crucé con él. De piel oscura, rostro amigable y un saludo tan especial como difícil de describir con palabras. Le di todas las monedas que llevaba conmigo. No eran muchas, hubiera preferido tener más. Unos días después volví a pasar por el mismo sitio. Sentía curiosidad. Estaba en el mismo lugar. Esta vez fue él quién me recompensó a mí. Con sus palabras. Con su sonrisa. No me atreví a darle monedas, preferí tratarlo como a un amigo.

Des de aquel día fui otra. Comprendí perfectamente lo que aquella persona me quiso decir, más con sus ojos que con sus palabras. Me sentí muy feliz. En paz. Y me di cuenta que el mayor peligro era la ambición de querer tener cada vez más dinero. Y en lugar de pensar en grandes cosas, empecé a hacer pequeñas cosas de corazón. Con confianza, amor y alegría. Sin olvidarme nunca de quienes fueron mis padres ni de dónde vienen mis raíces.

Creo que mi corazón está alegre porque sabe perdonar a las personas de incalificable comportamiento. Las comprende y sabe mantener la esperanza de que puedan ver más allá de lo que su corazón les permite sentir. Y a pesar de ello, mi corazón sigue caminando. No se detiene ni tampoco mira hacia atrás. Sigue incluso cuando el camino está sembrado de dificultades. Agradecida por el amor recibido y guiado por una única palabra;

gracias.

Post written by Carmen Rafecas.

During a gap

I love to read and to write. I spend most of my spare time either with a good book or with my laptop creating a new world on the page. I am passionate about books. I read many different kinds of books. My favourite book is The Wheel of Life by Elisabeth Kübler-Ross. My favourite movie is Life is Beautiful written by Roberto Benigni. My favourite singer is Bruce Springsteen and I admired the leadership style of Mother Teresa because she talked to presidents but she lived with have-nots.

I try to find time each weekend to run. Running is a good way for me to clear my mind. When I do it I enjoy it. I’m passionate about learning new things to improve my career or just information that let me communicate effectively with others in a social manner. I think it’s important to learn just to be able to interact politely with others. I’m motivated by the desire to do a good job in any position you find me, resolving difficult situations or to help anyone who comes to me with a problem related to my work.

During a gap, I’ve learned a great deal about myself. My “road of life” has been interesting, sometimes challenging and always rewarding. The steps along the way that have led to this point in my life are, in some ways, different than I had imagined. However, I like who I am today in part because of my past. For example, when my favourite company suddenly closed their doors during a down-turn in the economy, the road ahead was unknown but I discovered I had strengths such as perseverance.

I handle the challenge not only as the negative aspect of it, but the positive aspects also. Therefore, I try to analyse and make suggestions try to come up with the best way to solve the problem. Over time I realized that the challenge is a part of our lives, it makes us more mature and responsible. Being organized helps me balance my professional life and personal life. Two things are very important to me my professionalism at work and my family life.

Post written by Carmen Rafecas.