Culture of Peace to drive social change

Tag Archives: Peace building

El amor en la verdad

El amor en la verdad permanece siempre firme, a fin de que goce de una paz duradera. Da explicación a las palabras e inteligencia a los ignorantes, para que no se dejen llevar por las dudas. Espejo nítido de actividad, invulnerable, incoercible, y vigilante, que, lejos de la maldad, se enfrenta a los delincuentes, indaga sus obras y explora sus intenciones. Pequeñas demostraciones, que recogidas todas juntas, constituyen la tragedia de la vida;

ignorar las consecuencias, al desvanecer de la tierra su memoria.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Un posible futuro

escenario futuro

En aquel entonces mi situación personal no era mejor que mi situación profesional. Ambas tenían una cruda realidad en común: carecían de paz. Observé mi entorno más cercano y tras su ausencia también en él, me encaminé en búsqueda de procesos de paz por senderos desconocidos.

Al día siguiente las lecturas diarias sembraron en mí nuevas inquietudes como huellas en tierra húmeda. Cada una de ellas marcaba una dirección como si de un juego de pistas se tratara. Y siendo todas fuente de soluciones, en lugar de tirar de un solo hilo decidí tejer una red.

Al establecer contacto con personas escogidas y sintonizar con mi autenticidad, sentí la paz en mi interior. Sin bastarme la red y las lecturas para resolver las carencias que observaba, creé mi blog con la intención de convertir las historias en techo de una lluvia pasajera.

Y para hacer tangible un posible futuro en el que la paz se encuentre allí dónde no la haya, creo que es un buen momento para reunir a diferentes colectivos y sensibilizar las audiencias específicas, con el fin de facilitar el dialogo y el buen entendimento entre personas, corporaciones y países.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Paz de noche y de día

Destinos reflejados en la oscuridad, fueron expulsados de su patria legítima. Se pensaban que encontrarían comprensión y ayuda entre unos compatriotas que solo veían sus propias necesidades. Muy a este pesar, más adversa era la suerte para otros destinos de cultura diferente, rechazados y en busca de un refugio dónde vivir. Un refugio mediador de sus luchas internas como promesa de un techo en el que resguardarse. Un pesebre para arroparse cada noche con el amor de la Nochebuena. Un lugar dónde nacer y crecer hasta encontrar su propio camino.

Un conjunto de acciones que el Día Internacional de la Paz celebra de corazón.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Caminando con sencillez

Caminando con sencillez prestó oído a la sensatez y a la prudencia. Aceptando sus palabras y conservando sus consejos, se procuró saber y se atesoró inteligencia. Mirando lejos mantuvo la paz y la humildad, y, del mismo modo que un pájaro se escapa cuando la trampa del cazador se rompe, su vida fue rescatada y colmada de ternura. Fue entonces cuando comprendió la justicia y el derecho, la rectitud y la obra buena;

y prefirió el amor, a todas las cosas.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Mi equipaje

En búsqueda de oportunidades para ganarme la vida, emprendo mi viaje. Arriesgando mucho para correr el mínimo riesgo, espero tener la destreza de encontrarme con las personas adecuadas, en el momento apropiado, y con las formas debidas. Mi presentación es sencilla: trabajo para la paz.

Con mis experiencias y vivencias hago mi equipaje y para que no pese demasiado, las agrupo por categorías en mi rincón virtual. Todas forman parte de mi vida y aunque a simple vista puedan parecer dispares, juntas generan oportunidades donde por separado no las hay.

Lo hago así porque los protagonistas de la historia pueden ser indistintamente personas, corporaciones o países. Cuanto más grande es el reto más precisa debe ser la acción y más significativo su resultado, convirtiéndose la paz en principal beneficio para todos.

Y acompañada por los Derechos Humanos promovidos por la Organización de las Naciones Unidas, los valores y objetivos de la Unión Europea, el factor “wow” de los eventos, las voces de los escritores silenciadas en sus libros, y mis historias de los domingos, creo que cosas nuevas van a suceder.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Trabajaba para la paz

Trabajaba para la paz y sin embargo lo calumniaban de cualquier modo. Compañero en el sufrir y en el buen ánimo, ninguna maldad le dominaba. No llevaba oro, plata, ni calderilla, y, como bien merece el obrero el sustento, se alojaba en casas de confianza. La paz que les deseaba al marchar, permanecía en la casa si lo merecían. Y de igual modo que lo que se recibe gratis, se devuelve gratis;

revelando a las naciones su justicia, se cumplió hasta la última tilde de la ley.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Mi actividad principal

Con mi especialidad como punto de partida, pretendo desarrollar un proyecto empleando la Cultura de Paz, con el fin de multiplicar opciones, probabilidades y posibilidades. Comprometida con la causa, me presento, por el momento, como profesional en la organización de eventos, sabiendo lo necesario para resolver problemas en mi campo.

Mediante a una evaluación objetiva de la realidad, aprendo, busco mis propias soluciones, y establezco nuevos objetivos con singularidad e individualidad. Pues, sabiendo que mis decisiones son las que moldean las circunstancias, asumo la responsabilidad de mis actos, defiendo mis creencias y actúo de acuerdo a unos valores propios.

Post escrito por Carmen Rafecas.

La paz duradera

La paz duradera se escode de un modo particular en la guerra y la discordia. Dentro de un corazón es capaz de alejar a cualquier enemigo. Gobernándose a sí misma posee una neta personalidad bien caracterizada. No tiembla y llena de amor hacia todos, da a conocer todo lo que aprende sin reparar en títulos ni honores. En la diversidad halla la belleza, aprecia la diferencia y acoge la división. Y sin esperar recompensa alguna;

encuentra el camino, y la verdad y la vida.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Comienza una nueva vida

Comienza una nueva vida si se encuentra la fuerza para empezar a luchar contra el propio error. Cuando se amotinan las naciones, se alían los reyes y los príncipes conspiran, se acerca a la luz para que se vean sus obras. Pues no hay cielo sin amor, ni amor sin confianza, del mismo modo que el viento sopla y se escucha, pero nadie sabe de dónde viene y adónde va. Quizás no le comprendan durante mucho tiempo y el éxito le llega solo al final de la vida, o incluso después de la muerte. Sin embargo, en paz se acuesta, enseguida se duerme y una cosa pide;

habitar en su casa, todos los días de su vida.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Más allá de la justicia y del amor

Más allá de la justicia y del amor, quiso que se le juzgara con imparcialidad, sin toma de posiciones en contra o a favor. Por dicha actitud sus compañeros se pusieron en su contra, y contra toda esperanza, con esperanza, creyó. Al recordar la sentencia de su boca, buscaron continuamente su rostro, siempre dispuesto a intervenir, sin vacilar ni pedir explicaciones. Y al poder comprobar su moderación y apreciar su paciencia;

la ley escudó su pecho y la palabra su corazón.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Corazones quebrantados y humillados

Tras la observancia de comportamientos, juicios y perjuicios, medita su ley día y noche para reconciliarse con el mal que no puede impedir. Corazones quebrantados y humillados que se refugian bajo el cielo, al amparo de su desvalimiento. Circunstancias de una vida adversa que hacen más diligente el ayuno, en cuanto se les conduce con compasión hacia un lugar de paz. Donde no existen muros ni fronteras, se reparte el pan con los hambrientos y se hospeda a los pobres sin hogar.

Y sin embargo, un aliento de vida sopla.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Dos ramas de olivo abrazan al mundo

El 24 de junio de 1945, representantes de 51 países se reunieron en San Francisco para firmar la Carta de las Naciones Unidas. Acordaron ser tolerantes con otros países, unirse para mantener la paz y la seguridad internacionales, evitar el uso de la fuerza y trabajar juntos para conseguir mejores condiciones sociales y económicas en todo el mundo. Despertó entonces un nuevo amanecer regido por la razón, la ley y el interés común. Una nueva oportunidad para la paz después de verse el mundo asolado por la guerra, dos veces en cincuenta años.

Las Naciones Unidas nacieron en un mundo peligroso, arrollado por el lanzamiento de dos bombas atómicas en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki y perseguido, cuando se venció a Alemania, por el exterminio sistemático de millones de judíos, gitanos y otros grupos de población catalogados como “indeseables. Los altos ideales de su comienzo todavía no se han logado. Sin embargo se han obtenido notables éxitos en la mejora de las condiciones de vida de miles de personas, gracias a sus operaciones pacificadoras.

El trabajo de Naciones Unidas lo llevan a cabo seis órganos principales: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social (ECOSOC), el Consejo de Administración Fiduciaria, la Corte Internacional de Justicia y la Secretaría. De hecho, la mayoría de los conflictos en los que participa la ONU a través de su Consejo de Seguridad siguen todavía sin solución. A pesar de ello han evitado que muchos conflictos se convirtieran en una guerra a gran escala y han conseguido mantener la paz, aunque frágilmente.

El funcionamiento de las Naciones Unidas y sus agencias especializadas se costea casi completamente por las aportaciones de los países miembros, y en un pequeño porcentaje en las aportaciones de los particulares. Uno de los mayores problemas de financiación de Naciones Unidas es el retraso en los pagos de algunos países o la negativa de otros a pagar parte de su contribución. El resultado es que tiene dificultades para conseguir los fondos con que mantener los servicios esenciales de pacificación y ayuda humanitaria.

La imparcialidad en los conflictos entre países miembros es fundamental. Por esta razón los secretarios generales han provenido de naciones que no tienen nada que ver con las superpotencias y que normalmente no son países conflictivos. Los miembros del Secretariado prestan juramento de servir a los intereses de Naciones Unidas como entidad y de no aceptar instrucciones ni influencias de sus propios gobiernos nacionales. Deben evitar dejarse llevar por sus propios sentimientos en el cumplimiento de su deber, manteniéndose al margen de sus preferencias personales.

Hoy en día, los problemas que tiene que afrontar el mundo son distintos pero algunas cuestiones sólo se pueden resolver con una actuación internacional. Las dos ramas de olivo que abrazan al mundo en la bandera de las Naciones Unidas simbolizan su propósito; mantener unidas todas las gentes del mundo. Una bandera entre banderas que sigue recordando al mundo que las naciones de la Tierra deben vivir en paz y ayudarse unas a otras como miembros de la familia mundial. Con paciencia y perseverancia. Siempre.

El 24 de octubre se celebra el Día de las Naciones Unidas.

Post escrito por Carmen Rafecas.