Culture of Peace to drive social change

Tag Archives: Meditation

El amor puro

El amor puro sólo puede darse y desarrollarse en el amor. En la apertura interior del individuo se encuentra hábil de recibir y expresar, de sentir y experimentar, pensamientos, sentimientos y vivencias. Es un amor que, sin estar condicionado a lo que el otro haga, disfruta de una profunda paz en la intimidad y recogimiento. Sin ser un mérito propio, no le hacen falta muchas cosas para sentirse feliz; porque ya lo es. Pues, el que lo conoce queda cautivado por su magnetismo y espera conocerlo en su plenitud. Similar al que se enamora, el amor experimenta la alegría intrínseca del ser y se refleja en la mirada. Cuanto más se vive, más se valora y más se alimenta el deseo de seguir viviéndolo. Amor inmensamente afortunado de transmitir una vivencia que trasciende lo material. Sin embargo, no debe obligarse su regalo ya que, todo lo que se impone por obligación resulta ser una experiencia desleal. Pues, si al sembrar con justicia se recoge con amor, el que estima a la multitud, la naturaleza, lo lindo y lo verdadero;

difunde el bien en el ambiente.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 16 escrita por Carmen Rafecas. Imagen de Joel Lacire. Todos los derechos reservados. 

Por amor a la pobreza

Por amor a la pobreza no desestima de sustentarse con el trabajo de sus manos. Como metal derretido dispuesto a tomar cualquier forma, observa y practica este acto de obediencia al que se halla tan dispuesta. Para revelar la vacuidad de los bienes mundanos, prefiere quedar pobre y ofrecer su amor de corazón a poseer jamás cosa alguna. Ya que, siendo este mundo un lugar de méritos, sabe que toda la vida es un continuo ejercicio de paciencia. E, igual que toda decisión conlleva un sacrificio que se ofrece con satisfacción, tan sólo se reserva lo que le basta para vestir y comer moderadamente, racionando sus bienes en limosnas y a los pobres. Pues, si las tempestades llegan de modo imprevisto y violento, solamente a veces se pueden prever. Y, mientras que la multitud reconoce los signos de la tempestad que se avecina y se mantiene alejada del agua, el amor a la pobreza acepta la invitación. Así, mediante el hecho visible del amor, la objeción al acto de confianza es rebatida lo mismo en tiempos de calma que de adversidad. Porque si al inocente lo venden por dinero y al necesitado por un par de sandalias;

la resolución no se revocará.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 15 escrita por Carmen Rafecas. Imagen de Marcello Scotti. Todos los derechos reservados.

La doncella de Jerusalén

La doncella de Jerusalén se consume en lamentos al ser tan grande el océano como su adversidad. Le ofrecieron ilusiones infundadas y fraudulentas, y no denunciaron su ofensa para que cambiara su suerte. En su muralla derrama sus lágrimas, día y noche, sin tregua en el descanso de sus ojos. Altura hermosa y desconsolada que anhela en la noche, al relevo de la guardia, la compasión del amor celeste. Pues aun rodeada de atalayas de vigía y ciudades amuralladas, no le disparan ni una flecha porque su Amor le hace de escudo. Ternura que hiere y traspasa de tal manera su alma, que nada de su ser queda libre de amor. Ardor y embriaguez en el que se abrasa, tan feliz en sus sueños como en sus vigilias. Ya que, de igual forma que la Luz no se apaga de noche, su Amor está de observación a las puertas de su casa para que tome descanso. Deseo ardiente, en este mismo amor, de hacer semejantes a sí a todos los que le aman y se le acercan. Pues, a fin de revelar las heridas que llagan su corazón, dirige sus pasos a estas ruinas sin remedio;

firme y sin dejar que la vuelvan a someter.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 14 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay.

Te amo, y siempre te amaré

Te amo, y siempre te amaré. Te amo con esa clase de amor que nunca te abandona, ni se cansa, ni se da por vencido. Puesto que el camino es largo y quebradizo, avancemos juntos, cada vez más unidos, hasta que llegue el día en que te conozca tan íntimamente, como tú me conoces a mí. A medida que pase el tiempo, descubrirás que cada vez estamos más estrechamente enlazados. Serán años sosegados en los que obraremos silenciosamente en la intimidad. Un tiempo en que la fuerza física pasará a un segundo plano, para que la paz interior pueda prosperar. Será callar cuando la situación lo exija. Será tender la mano, aun cuando el cansancio te agobie. Será amar a los demás, por medio de mí. Si estás en sintonía conmigo, no te preocupes por mantenerte al tanto de las últimas tecnologías. Ocuparás en mi corazón un lugar importante que nadie más podrá ocupar. Deja que mi amor puede saciarte de verdad. Y, cuando contemples el horizonte, esperaré en la puerta de tu corazón a que me abras;

en el momento oportuno, ni antes ni después.

Post escrito por Carmen Rafecas.

¿Me lo permites?

¿Me lo permites?. Ven a un sitio tranquilo a descansar un poco. Aminora la marcha para que el tesoro del tiempo pueda revelarte muchos descubrimientos. Pues solo a través de una relación repetida y prolongada, se llega al conocimiento de las cosas, de los hombres y de la naturaleza. Como dos enamorados que viven una experiencia de modo particularmente intenso, evita la multitud para sentirte más cercano al otro. Cuando mires los ojos de un niño, observa un atisbo de azul cielo. Cuando un ser querido te tienda la mano, contempla ponerse el sol plácidamente bajo el horizonte. Y cuando hayas encontrado la paz, siente como otros se valen de tu amor como herramienta de consuelo. No siempre podrás escoger las circunstancias, pero sí decidir cuál será el enfoque de la vida. Piensa en las cosas buenas y no dejes de hacerlo el resto de tus días. Y, puesto que la luz y las tinieblas se excluyen mutuamente;

elige un corazón dócil, para discernir el bien del mal.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Por medio de una estrella

Por medio de una estrella, contemplaba la noche, cara a cara. Su luz centelleante, le orientaba y disponía para revelarse a los demás con su vida. Durante el día, escribía historias percibidas de la vecindad y las releía, igual que el que escucha hermosas canciones y las tararea. Pausadamente, fue descubriendo detalles maravillosos que nunca había visto. A simple vista, no le hubiera parecido posible observarlos en una ambiente tan insignificante, cercano al suyo. Y, sin embargo, precisamente allí, al alcance de su mano;

permanecía la verdad, con amor y sin engaño.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Parece una repetición

Parece una repetición, y, sin embargo, no todos tenemos el mismo concepto de ella. El hombre justo ama la justicia, y la justicia considera justo al que ama el derecho. Por consiguiente, si el derecho se establece por leyes escritas, se regula por medio de contratos. Pero si se sanciona por la palabra, se concluye con una promesa. Siendo justo el que mantiene la promesa, y engañoso el que no honra el compromiso. Pues, si se valoran los bienes de la tierra, y se aman profundamente los del corazón;

el invierno pasa, y las flores florecen.

Post escrito por Carmen Rafecas.

Caminando

Caminando en busca de la verdad, se apartó del camino falso con voluntad. Aunque los nobles murmuraban de él, el siervo meditaba las leyes mientras trabajaba sus obligaciones cotidianas con serena plenitud. Sustentándose a diario más con un alimento perdurable que perecedero, su entendimiento transformó campos en praderas, preceptos en delicias, y decretos en consejeros. Y al investigar las profundidades de la sabiduría;

se le abrieron los ojos, besó la tierra y abrazó las flores.

Post escrito por Carmen Rafecas.

El protagonista de su historia

El protagonista de su historia sabe que el bien común es el más alto de los bienes. Fuerte y valiente de corazón, se atreve a pensar por sí mismo, sirviéndose de su propio entendimiento. Y tras aceptar las propias limitaciones y conciliar la pobreza y la enfermedad, hace de la soledad un ámbito de crecimiento. Conocimiento que sirve, a sabiendas que supo aprovechar. Y actuando pacíficamente para amar al mundo con un amor universal, aprende que el día más hermoso es hoy y la felicidad más completa;

la paz.

Post escrito por Carmen Rafecas.