Communication for development in the framework of the Culture of Peace

Donde sea necesario

Donde sea necesario puede actuar, en cualquier estado y condición. Y eso, sin duda, será lo mejor. De manera que si su amor fuese defendido, el orden de la Justicia quedaría restablecido de la malvada acción, que, lanzada desde la tierra desordena la templanza, aun en el mismo cielo. He aquí uno de los motivos por los cuales el delito de ultrajar al celeste corazón exige de inmediato una condigna resolución. Entonces, ¿cómo satisfacerla si quien la consuma y destruye es sólo el amor? o bien, ¿si me entregáis en mi ara interior el tributo con que puedo corresponderos? Así pues, cuando trato de recompensaros, Vos habéis auxiliado ya a mi desdicha, por más que ofrezca todos mis sacrificios y oraciones de buen grado. Después, bajo la fascinante inmensidad, todo se transforma; igual que sus efectos se prolongan para siempre. Dejándonos llevar con libertad y con confianza, haciéndonos capaces de aceptar la experiencia en pareja, vivos y encendidos, fruto del amor. Por eso, en el lugar de encuentro no hay más que la voz hablando al corazón. Del mismo modo que la vida humana se hace incomprensible sin esta metamorfosis. Por causa de los ojos de carne que nada ven en lo invisible. Esto es, en sentido figurado, los ojos que son para el cuerpo como la ceguera para la vista. En cambio, si los ojos ven, la generosidad ardiente se extiende prodigiosamente. Es decir, donde sea necesario;

en medio de una alegría o de una tristeza.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 118 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay.