Communication for development in the framework of the Culture of Peace

Sin que se vea

Sin que se vea, sucede aquí, al ritmo de la música como hechos no explicables por las leyes naturales. Es decir, se advierte un reflejo visible, pero se ignora todo lo que hay en el interior de un domicilio. Lo mismo que podríamos convertirnos por fuera, aunque sino aceptamos los errores por dentro no habrá cambios profundos. Entonces, ¿qué significado tiene este mensaje? Si bien, algunos acontecimientos históricos se manifiestan confusos, en la medida en que se razonan en casos concretos parecen pertenecer hoy al pasado. Pero hay que optar en primer lugar por el presente, puesto que el pasado ya sucedió. En tal caso, ¿qué relevancia podría tener el encausado tras un régimen de ocupación aliado y compartido en Europa? Paradójicamente, bien se propondría su entrega, para después, contrarrestar a la rebeldía que golpearía sin miramientos, según sus previsiones. Por el contrario, Europa mantendría sus elecciones sujetas bajo una fuerte opresión. Y con todo, a pesar del conflicto que se intensifica cada día, de forma pacífica, se puede hacer algo bueno por la comunidad. O bien, dicho en otras palabras, el don de la magnanimidad es más grande que cualquier arma, por lo que el mal en este mundo ya no tiene la última palabra. Así pues, mejor sería alcanzar la reconciliación, la comprensión y el perdón íntimo. Abandonar el pasado y marchar hacia adelante. Sin que se vea;

como música suave que calma por dentro.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 112 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay.