Communication for development in the framework of the Culture of Peace

Acoger las novedades

Acoger las novedades con las que la naturalidad las impulsa hacia un futuro más próspero, significa dejar que nos cambie los planes. O bien, en sentido figurado; en una luz más cálida se ve encarnada sin espada, pero con una corona en llamas. En realidad, esta visión comprende tanto el momento preparatorio como el momento conclusivo. De hecho, debe llenar de alegría los corazones del mundo, sin distinción alguna de fe, de raza o de religión. Esto es algo confidencial que sólo puede conocer quien lo percibe, y nadie lo percibe sino el que le ama, y nadie lo ama sin un corazón herido. Y sin embargo, el Misterio está igualmente presente. Se revela con miles de casos, pese a que en el texto se diga lo esencial. El asunto es que todos podamos vivir las cosas con un sentido nuevo. Esto es lo mismo que vivir la vida en plenitud. Acaso, ¿lo nuevo no es la síntesis? Es decir, ¿la continuidad entre estos dos acontecimientos, aun cuando la sociedad no la ha reconocido? Por tanto, es la conclusión – presente – la que nos hace reflexionar sobre la prosperidad del mundo por amor a la justicia. Asimismo, los signos de los tiempos se han unido de tal modo a los signos de nuestro tiempo, que advierten una especial llamada de modo particular. Una nueva dimensión de amor materno, que con su luz alumbra todo el camino hacia el cielo. En este sentido, todos somos invitados a acoger las novedades;

para descubrir algo que nunca habíamos experimentado.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 103 escrita por Carmen Rafecas. Imagen publicada libre de derechos de autor vía pixabay.