Las señales de amor

pixabay_las-senales-de-amor

Las señales de amor son una expresión de ternura que nos conducen con afecto y nos muestran su encanto. Quienes las siguen, son invitados a reflexionar sobre sus pensamientos, sus atenciones y sus acciones. En efecto, para escucharlas, es indispensable aprender a percibir su presencia, para darles espacio y dialogar con ellas. Es decir, igual que hay maravillas que superan la comprensión, sólo en el comienzo, de oídas se conocen. Si bien es cierto que, cuando se aprecian con los ojos, más aún que al principio se divisan. Es decir, al igual que nos topamos con señales que nos guían día a día, toda la comunicación procede por medio de signos. Entonces, ¿qué sentido tiene pedir la prueba de su existencia? Sin embargo, en un mundo que pelea por la vida, la observación no es una vocación para todos. Pues, en este campo de batalla, hay una realidad increíblemente más bella que, en la actualidad, parece imperceptible. Una imagen de amor, más o menos perfecta, que da todo lo que es, o bien; que deja como legado todo lo percibido. Así que, rendidos todos los entendimientos por llevar las cosas por tanta razón y tanta medida, con fidelidad y sincero corazón, no hay nada más que saber ni dudar. Justamente, las señales de amor permanecen dentro de la ley, dispuestas a escoltar a tantos incomprendidos en todas sus necesidades. Por ello, revelado el mensaje de reconciliación;

trabajan sin descanso, por la paz y la justicia.

Foto con historia número 30 de la colección Experiencias de Paz escrita por Carmen Rafecas. Imagen libre de derechos publicada vía pixabay. Debate en facebook y google plus.