Communication for development in the framework of the Culture of Peace

El examen de conciencia

El examen de conciencia lo hace cada noche por si acaso al día siguiente ya no está en este mundo. Cualquiera que fuera el mal cometido, se compromete a repararlo o bien expresa su tristeza si es impracticable su reconstrucción. Pues comprende que, para ser apta en el amor, es indispensable ser competente en el arrepentimiento con la singular condición de practicar el perdón con el hostil. De este modo, desconsolada y despojada de todo lo que separa y todo lo que divide, puede ver el amor en cada persona. Antagónicamente, una excesiva concentración en sí misma no le permite conmoverse cuando el sufrimiento de su igual le toca. Pues, si para llegar a amar a alguien de verdad se debe entregar de forma absoluta, por cada acción de amor que dirige, acerca la paz a los corazones. Por lo tanto, en un entorno educativo de ayuda entre iguales, insta a convivir en una sociedad propicia para las soluciones no punitivas a los conflictos. Dinámica de asimilación de actitudes, valores y normas en el proceso de enseñar a ser, a conocer y en definitiva a convivir bajo los signos del respeto, la tolerancia y la solidaridad. Aprecio por el buen gusto, la música o la belleza, la vitalidad y la delicadeza o el correcto uso del lenguaje. Entonces, infinitamente más consciente de su amor que de su debilidad;

habla desde su corazón, su mente y su alma.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 20 escrita por Carmen Rafecas. Imagen de Alberto Hugo Rojas. Todos los derechos reservados.