Communication for development in the framework of the Culture of Peace

Una invitación a la alegría

Una invitación a la alegría, le invitó, personalmente, a una relación de amor. Cuando se cruzó con su mirada, se convenció de que era sensato esperar. En Él había luz, energía, y sonrisas. Sabía que era arriesgado lo que le iba a decir, pero aun así quiso escribirlo: No quiero regalos ni obsequios, y, sin embargo, estoy a tu lado. Es decir, con humildad y firmeza, negó lo primero para afirmar lo segundo, exponiendo su amor elocuente formado de obras buenas. E, igual que estaba escrito en su libro, con las mismas palabras expresó lo que pensaba y lo que tenía en el corazón. No obstante, aun conociendo la verdad y practicando el uso de la razón, se ausentaron, sin victimismos ni condenas, en búsqueda de motivos para vivir que les devolvieran el gusto de soñar. Pues, era necesario comprender más allá del juicio, para que el conocimiento no estuviera limitado. Fue entonces, cuando al leer, en sintonía, el mensaje escrito, encontraron siempre razones para vivir. Y, siendo retados a ir más allá, certificada la veracidad de los hechos, se amaron y se perdonaron;

con diálogo, justicia y caridad.

Colección Experiencias de Paz. Foto con historia número 3 escrita por Carmen Rafecas. Imagen de Moise Levi. Todos los derechos reservados.