Te amo, y siempre te amaré

Te amo, y siempre te amaré. Te amo con esa clase de amor que nunca te abandona, ni se cansa, ni se da por vencido. Puesto que el camino es largo y quebradizo, avancemos juntos, cada vez más unidos, hasta que llegue el día en que te conozca tan íntimamente, como tú me conoces a mí. A medida que pase el tiempo, descubrirás que cada vez estamos más estrechamente enlazados. Serán años sosegados en los que obraremos silenciosamente en la intimidad. Un tiempo en que la fuerza física pasará a un segundo plano, para que la paz interior pueda prosperar. Será callar cuando la situación lo exija. Será tender la mano, aun cuando el cansancio te agobie. Será amar a los demás, por medio de mí. Si estás en sintonía conmigo, no te preocupes por mantenerte al tanto de las últimas tecnologías. Ocuparás en mi corazón un lugar importante que nadie más podrá ocupar. Deja que mi amor puede saciarte de verdad. Y, cuando contemples el horizonte, esperaré en la puerta de tu corazón a que me abras;

en el momento oportuno, ni antes ni después.

Post escrito por Carmen Rafecas.