El contacto por medios electrónicos

El contacto por medios electrónicos no elimina la necesidad de determinadas formas de buen comportamiento cuando interaccionamos con otros. En el caso de haber escogido un sobrenombre como identidad digital, hay que permanecer fiel a él sin usurpar ningún sobrenombre ajeno, para no molestar al auténtico propietario y/o apropiarse de su fama y honores.

Asimismo, la dirección de correo electrónico cumple la función de una primera tarjeta de presentación. Sus interacciones pueden ser con copia, copia oculta, presentaciones mutuas, reenvío de correos, listas de distribución y autorespondedor. Y aunque la carta en papel puede seguir siendo insustituible en ocasiones, es requisito indispensable no enviar correo no solicitado.

Por otro lado, la página web equivale a una segunda tarjeta de presentación con la ventaja que puede contener mucha más información. En el caso que decidamos hacer un blog, debemos administrarlo y monitorizar las menciones y comentarios. De igual forma, hay que tener especial cuidado con los “off topic”, las descalificaciones y las conversaciones privadas.

Finalmente, y para impedir el robo de la identidad online, se recomienda introducir todos los contactos en una base de datos, comprar almacenamiento externo y online, utilizar varias contraseñas complicadas, registrarse en Creative Commons, registrar su nombre en las principales redes sociales y hacer un Backupify del contenido del blog y de sus redes sociales.

Fuentes de información:

Millán, José Antonio. Manual de urbanidad y buenas maneras en la Red.

Schawbel, Dan. Yo 2.0.

Post escrito por Carmen Rafecas.