Justicia y verdad

Justicia y verdad merecen confianza.

– Si de veras me quieres no me hagas más preguntas, confía en mí.

– No comprendo lo que dices.

– Si consideras justo que me vaya, dímelo.

Sin embargo, ambas deben cumplirse con rectitud.

– Si no respetas la ley querrá decir que no eres un hombre justo.

– Miente, ¿no es cierto?

– No. Dice la verdad.

Entonces, la vida se construye en la verdad.

Post escrito por Carmen Rafecas.