Communication for development in the framework of the Culture of Peace

El pescador

El pescador separaba los peces de la red y las buenas de las malas inspiraciones, para perdonar el delito sin dejar la culpa impune. Hablaba cara a cara, no estaba siempre acusando ni guardaba rencor perpetuo. Como prueba evidente del amor, la paz sobrepaso todos los juicios y cuidó de sus pensamientos. Y de igual modo que la perla más bella del mar no puede verse ni tocarse;

aceptó su hospitalidad, se albergó en su casa y la sintió en su corazón.

Post escrito por Carmen Rafecas.