Caminando con sencillez

Caminando con sencillez prestó oído a la sensatez y a la prudencia. Aceptando sus palabras y conservando sus consejos, se procuró saber y se atesoró inteligencia. Mirando lejos mantuvo la paz y la humildad, y, del mismo modo que un pájaro se escapa cuando la trampa del cazador se rompe, su vida fue rescatada y colmada de ternura. Fue entonces cuando comprendió la justicia y el derecho, la rectitud y la obra buena;

y prefirió el amor, a todas las cosas.

Post escrito por Carmen Rafecas.