Caminando

Caminando en busca de la verdad, se apartó del camino falso con voluntad. Aunque los nobles murmuraban de él, el siervo meditaba las leyes mientras trabajaba sus obligaciones cotidianas con serena plenitud. Sustentándose a diario más con un alimento perdurable que perecedero, su entendimiento transformó campos en praderas, preceptos en delicias, y decretos en consejeros. Y al investigar las profundidades de la sabiduría;

se le abrieron los ojos, besó la tierra y abrazó las flores.

Post escrito por Carmen Rafecas.