Communication for development in the framework of the Culture of Peace

La unidad europea

El sueño de la unidad europea es un proceso que se ha forjado a lo largo de los siglos para evitar las continuas guerras entre europeos. Su trayectoria histórica ha sido positiva y se ha hecho con la voluntad de los Estados. El tratado fundacional CECA se firmó después de una guerra, pero a diferencia de otros grandes tratados de la historia europea, su carácter fue integrador. Un sueño que ha traído al continente el mayor periodo de paz y prosperidad de toda su historia.

Aunque en la UE las decisiones se toman por consenso, en los últimos veinte años Alemania fue imponiendo sus criterios de austeridad económica con respecto a inflación y déficit. El final del siglo XX y el comienzo del siglo XXI fue un periodo de introspección. Los tratados se sucedieron en medio de la insatisfacción general de los países miembros cada vez más celosos de mantener sus cuotas de soberanía en detrimento del espíritu comunitario.

La Europa comunitaria se ha construido sobre un ideal de libertad, cooperación económica y respeto de los derechos humanos. Una unión de Estados soberanos y democráticos que comparten su soberanía para mejorar el sistema de vida de sus ciudadanos y para tener presencia en la escena internacional en la que por separado no tendrían ningún papel relevante. Y a pesar de las peculiaridades de cada país se ha llegado al consenso.

En algo más de cincuenta años, la UE ha pasado de seis a veintiocho países y seguirá creciendo. Ha creado una moneda única y un mercado común sin fronteras. El Derecho de la Unión Europea ha progresado y la Convención Europea de los Derechos Humanos forma parte del conjunto comunitario. Para mostrar los logros alcanzados hay que educar la solidaridad y entender cómo era Europa antes de la UE. Solidarizarnos y concienciarnos en vivir juntos y compartir la ciudadanía.

Fuente de información:

Florentín, Manuel. La unidad europea. Historia de un sueño.

Orígenes legendarios:

Kant, Immanuel. Por la paz perpetua.

Montesquieu. Reflexiones sobre la monarquía universal de Europa.

Ovidio. Las metamorfosis.

Rousseau. Extracto del proyecto de paz perpetua del abad de Sain–Pierre.

Post escrito por Carmen Rafecas